lunes, 1 de septiembre de 2014

LA OPOSICIÓN SIGUE PERDIDA



ELIGIO DAMAS

            Según partes de prensa, en la MUD intentan recomponer su funcionamiento y encontrar la ruta perdida por el accionar de quienes han actuado sin orden ni concierto. El cuadro se les muestra más nefasto, cuando Hinterlaces, anuncia que mientras la oposición pierde ascendencia entre la gente, los NINI llegan a la significativa cifra de 40 %. Lo que mal habla de las políticas de ese sector.
            Pero como la cabra siempre tira al monte, el sector opositor con más responsabilidad en esos nefastos resultados, el cual, al parecer, suele actuar por su cuenta, pareciera volver por sus fueros e intentar insistir en lo mismo, por falta de inteligencia y dejándose llevar por impulsos primarios.
            Mientras el gobierno procura frenar el contrabando, el bachaqueo, la especulación que afectan a la mayoría, justamente a quienes la MUD, según han dicho, busca atraerse, el mismo sector opositor que intentó convertir unas elecciones regionales en “plebiscito” y luego ensayó “La Salida”, ahora se propone según lo han declarado a los cuatro vientos y hasta ya han adelantado algunas acciones, sabotear todo lo que aquél haga al respecto.
           Andrés Eloy Méndez, Superintendente de Precios Justos, ha anunciado la aplicación del “sistema biométrico”, el “capta-huellas”, en los abastos o supermercados que expendan 23 productos de la cesta básica subsidiados por el gobierno, una medida que atiende el clamor de la mayoría para poner coto al bachaqueo y la especulación masiva y desmedida. Ante ello, el mismo sector oposicionista identificado arriba, intenta responder con iguales prácticas a las del pasado reciente.
        Uno entiende que la oposición piense que hay otras formas de abordar al problema, como ir a la raíz del mismo, según la percepción que tiene, como lo relativo a políticas cambiaras y eliminación de controles, pero en todo eso no hay contradicción,  menos razones para retornar a la zozobra.

           Especial para diario Metropolitano, Barcelona, domingo 31-0-14 

viernes, 29 de agosto de 2014

"INICIATIVAS CONSTITUCIONALES" O AQUELARRE DE OSWALDO ALVAREZ PAZA



ELIGIO DAMAS


           En lo que parece un aquelarre, aunque también podría llamarse una convención de almas en pena, que andan por el espacio dando traspiés, y lo que es peor, sin poder acertar el mingo de la política y presentando como “iniciativas” asuntos constitucionales más viejos que Matusalén, un pequeño grupo, porque además es demasiado pequeño, de “juristas”, encabezados por Oswaldo Álvarez Paz, presentaron lo que llamaron, según “Ultimas Noticias”, en una nota también pequeña, “la propuesta Venezuela Constituyente para un cambio urgente, profundo e incluyente”.
            Pese a lo pasado de moda de los voceros, el rimbombante slogan que escogieron no deja de llamar la atención. Aunque cualquiera, que no esté pasado de tragos, sabe que justamente con ese fin, atraer a la gente, para que por lo menos se enterase de lo que dicen, aunque después para nada le paren, pensaron y repensaron al elaborar ese texto.
           Entre quienes encabezan el minúsculo grupo con propuestas tan resonantes, además del ya nombrado Álvarez Paz, de quien pocos se acuerdan, pues hasta en la MUD unos cuantos ignoran su existencia y otras más no le “toman” en cuenta, pese a que piense lo contrario, están la señora Blanca Rosa Mármol de León, ex integrante del TSJ y el abogado Tulio Álvarez.
          Es probable que a la mayoría de quienes lean esto, esos nombres no le digan nada, pero ellos creen lo contrario, tanto que se atreven a proponer cambiar urgente y profundamente a Venezuela, con sus propuestas olorosas a moho. Justamente ese es el problema de quienes viven de aquelarre en aquelarre, que creen que de ellos salen las respuestas y como el tal proceder es cavernoso, suelen producir vainas que salen de las cavernas.
         Pero veamos qué es lo que ellos proponen como cosa novedosa y sustancial para cambiar a Venezuela de “manera profunda”.
         La señora Mármol de León, habló más bien como si fuese un “león de mármol”, pues aseguró que “Venezuela necesita un golpe de timón” - (¿no fue eso mismo lo dicho por Chávez meses antes de su partida?) – y para ello “se necesita la convocatoria a una constituyente con la cual podamos recuperar la independencia de los poderes”.
        ¡Qué curioso! Lo segundo que planteó la señora Mármol, tampoco es creación suya, pues ya de eso han hablado la señora Machado y los delegados de López. Por lo que en materia de originalidad quedó como raspada o por lo menos desbrujada o desmoronada.
       Además, cabe preguntarle a la señora Mármol, quien en la IV estuvo en el poder judicial, si aquél gozó de la independencia que ahora reclama. ¿Se le olvidó que Caldera y Gonzalo Barrios, por ejemplo, en un juego dominguero de dominó, se repartían los cargos de la Corte, mientras gente como ella y quienes le acompañaron en ese aquelarre de ahora aplaudían gozosos?
      Veamos los cambios que además propone para alcanzar ese cambio “urgente y profundo”. Se proponen remover las cabezas de los poderes públicos. Es decir, seguimos en lo mismo, hay que salir del gobierno. ¡Maduro vete ya! ¡Queremos el coroto con urgencia!
       Es obvio que en esto no hay nada nuevo. Ya lo han dicho los sectores más radicales de la oposición; los mismos que ya fracasaron con “La salida”. Pero lo más grave, es que la mayoría opositora considera eso que la señora Mármol, apoyada en figuras “de sólido respaldo popular” como Álvarez Paz, un simple disparate político.

     Quiere además la señora Mármol “eliminar la reelección presidencial, la Sala Constitucional, reducir el número de magistrados del TSJ, establecer la doble vuelta electoral y volver a la bicameralidad”.
      ¡Qué mantequilla! La señora Mármol cree que con esas medidas salimos del atoro, cambiamos la sociedad e implantamos la justicia en un país donde cuatro familias viven a expensas de la multitud y de paso quieren volver apoderarse de la renta petrolera. ¡Cómo es verdad que quienes viven de aquelarre en aquelarre, no tienen idea de lo que el pueblo piensa y siente!
     Pero veamos. La señora Mármol lo que pide en líneas generales es que volvamos a la IV de cuando ellos, los del aquelarre, vivían más a sus anchas que ahora, porque no hay duda que siguen viviendo más que bien.
     Desea reducir el número de integrantes del TSJ, pero ampliar la representación parlamentaria para que haya más gente que meter. Además, quiere, sería lo único nuevo para Venezuela, pero nunca una originalidad suya, la doble vuelta electoral. Una vieja aspiración y treta de la derecha, para que si a los pobres los pela el chingo, en la segunda vuelta los agarre el sin nariz. Algo así como poner al equipo de la derecha a jugar una partida de futbol con veintidós jugadores, mientras el contrario sólo usa los once reglamentarios.
             Tulio Álvarez, según la nota periodística, el tercer vocero del aquelarre, viendo quizás que lo dicho por la señora Mármol parecía un arroz con pollo sin pollo y sin sustancia, se atrevió a agregar la siguiente tremendura: “la constituyente no es sólo para modificar la Constitución sino para lograr un cambio profundo”.
             ¿En qué quedamos entonces? En estos 14 años, desde que Chávez les dejó sin piso, han venido oponiéndose a toda intento de cambio y de repente, según Tulio Álvarez quieren cambiarlo todo. ¿A quién engañan con tanta simpleza salida de aquellas cavernas donde hacen sus aquelarres? ¿En qué consiste el cambio profundo? ¿En la propuestas de la Mármol? Es obvio que creen al pueblo fácil de coger a lazo.
            Por último, Álvarez Paz, no el otro Álvarez, ya en el estribo, señaló como el anterior que “necesitamos un cambio urgente” para alcanzar “la reconciliación nacional”.
            ¿Cuál cambio? Preguntamos de nuevo. ¿Por qué quienes siempre se han opuesto a los cambios los invade de pronto ese inusitado deseo? ¿Cuál reconciliación? ¿La de ellos con los grandes capitalistas y de quiénes quieren el petróleo barato y la renta que produce?
           Para Álvarez Paz, lo incluyente se reduce a que le incluyan a él y sus amigos de farra y aquelarre en un nuevo gobierno o les permitan acceder a la renta.
             Muy fácil, en las propuestas frías de la señora Mármol, está el fondo de todo lo que quieren. Volver al pasado, cuando ellos hacían de capataces de los venezolanos todos, mientras servían a quienes todavía les mandan. 

             Vean, todos quieren un cambio urgente, por algo, en aquel aquelarre le acompañaron a estos sacerdotes, “dirigentes de Voluntad Popular”, como aseguró la noticia, los mismos de “La Salida”, quienes sólo querían tumbar al gobierno. Ellos se entienden. Esto último es cierto, como también lo es que el pueblo no les entiende nada.

jueves, 28 de agosto de 2014

CAPRILES Y LÓPEZ, BIOMÉTRICAMENTE GUARIMBEROS. O LA CABRA SIEMPRE TIRA AL MONTE


ELIGIO DAMAS


            “Esa gente no tiene compón”.
              Esa expresión como que pasó de moda, cayó en desuso; ya no forma parte del lenguaje coloquial cotidiano, pero refleja en cierta medida la conducta de Capriles y su entorno.
              La conducta, con toda su complicación, es un rasgo biométrico. A las personas se les distingue por sus huellas, ADN, etc., y también por su conducta. Ser guarimbero entonces, es un rasgo biométrico y también contrabandista.
              Es frecuente escuchar comentarios como estos:
           -“Ese individuo es un persistente forma peos. No hay manera de dialogar con él y menos de llegar a acuerdos”.
           “Todo el mundo le reconoce como tal, tanto que si uno pregunta por él, dando su nombre y algunos otros datos, habrá alguien que preguntará, no con ánimo de joder”:
           “¿Quién? ¿El forma peos?”
           Eso de ser “formador de peos” es también pues, un rasgo biométrico.
            Capriles, cuando uno le creyó convencido que “La salida”, había sido un desastre, pues declaró a la prensa que aquella ocurrencia de López y Machado, “sólo favoreció al gobierno” y anunció que se proponía impulsar una política para llegarle a la gente del pueblo que apoya al chavismo y los “NI-NI”, como la cabra, al mejor desliz o descuido, tiró al monte y volvió o intenta volver al guarimbeo. Pues es ese, un rasgo biométrico, como las huellas y otros más, que le distinguen. Le cuesta quitarse esas vainas de encima o sacárselas de los huesos.
            Apenas el gobierno anuncia que apelará al recurso del registro biométrico dactilar para vender los artículos de primera necesidad que, sólo abarca la pequeña cifra de 23 productos, de ñapa subsidiados por el erario público, según informó Andrés Eloy Méndez, superintendente de Precios Justos, Capriles en uno de los sitios donde se encontraba en campaña adelantada, sin que haya elecciones y dejando a Miranda al “amparo de Dios”, declaró que ellos no permitirían eso, pues se trata de algo inconstitucional, como si supiese lo que es y no; y de paso agregó la necedad por duplicado “que era la libreta de racionamiento cubano y que el comunismo no estaba en la constitución”, obviando que en ésta tampoco está el capitalismo y los suyos nos lo han impuesto toda la vida.
            Anunció que adelantarán acciones para impedir que eso se lleve a la práctica, dando a entender que volverán al guarimbeo y la fuerza, porque no hay otra forma de hacerlo. Es más, ya en algunos sitios han empezado con sus acciones destinadas a sabotear el intento del gobierno destinado a poner orden en la circulación de mercancías subsidiadas, impedir el contrabando, el bachaqueo y la especulación masiva de la cual es víctima la inmensa mayoría de los venezolanos en beneficios de unos pocos; estos que financian y aúpan a Capriles y López. Porque los especuladores de menor escala, terminan siendo víctimas de la gente de estos últimos.

        En esto, por cierto, López o su gente, y Capriles se han puesto de acuerdo, justamente por lo que ya hemos dicho, ellos son biométricamente guarimberos y cambiarles cuesta un ojo de la cara.
         Uno esperaba que la oposición, sin bajar la guardia, sin dejar de reclamar políticas cambiarias que considera justas y solicitar el desmonte de lo que cree afecta la producción nacional, se uniese al reclamo popular de poner freno al festín muy peculiar de la Venezuela de ahora, de gente dejando sus labores para hacer colas y comprar de manera desmedida, para acaparar en mayor o menor cuantía, para especular a la mayoría que por sus ocupaciones y aporte a la sociedad no disponen de tiempo ni recursos para pasarse el día haciendo colas. Como también esperaba, es lo sensato, que la oposición reclamase al gobierno, como lo hizo al principio, más firmeza y eficiencia en el combate al contrabando de extracción - de ser ese un reclamo pertinente - y no el triste papel de ponerse sin disimulo alguno de parte de los contrabandistas y hasta amenazar con volver al guarimbeo para a aquellos ayudar, aunque ellos no lo crean y menos lo admitan. Pero es obvio que la gente así lo piensa, los chavistas y los NI-NI que ansían conquistar para llegar al gobierno. Por cierto, según Hinterlaces, el respaldo opositor ha descendido en la misma medida que han subido los NI-NI. ¿Dónde está la respuesta a ese fenómeno? Lo menos que uno piensa, por sensato, es en la insensatez y excesiva torpeza opositora, lo que incluye la incompetencia para frenar a los locos.

          Pero la cabra siempre tira al monte y, como ya dijimos, las huellas y el guarimbeo son rasgos biométricos que cuesta quitárselos de encima.

sábado, 23 de agosto de 2014

¡EUREKA! INSÓLITO Y MARAVILLOSO ACUERDO ENTRE OFICIALISMO Y OPOSICIÓN


ELIGIO DAMAS


            En verdad, el mundo es tan maravilloso y sorprendente que uno pecaría de poco perspicaz si cree, pese los años vividos, lo ha visto todo. Pero tal perspectiva es demasiado estrecha y por demás impuesta por la rutina.
           Si existe algo al cual uno cree de manera definitiva como la ejemplificación de eso que suelen llamar elefante blanco, es una Cámara Municipal, tanto como los Consejos Legislativos o más bien, los conjuntos de diputados regionales y concejales. Si se ocupan de algo, por lo menos que podamos llamar importante, tomando en cuenta la carga que significan para el erario público, es un secreto bien guardado.
           No obstante, en veces suceden cosas que a uno lo asombran y le hacen morder el polvo por sus imprudentes opiniones. Lo que lejos de molestarnos, nos alegran y hacen germinar nuevas esperanzas.
           Pero no hay duda, por mucho tiempo ha sido así, las concejalías están reservadas a militantes de esos llamadas malamente “patria o muerte”, quienes no lo son tanto, pues eso está sujeto a que el “patrón le afloje”, quienes por lo general miran como gallina que mira sal eso de estudiar y esforzarse para entender sus deberes ciudadanos. Dije sólo ciudadanos, porque decir revolucionarios es como “mucho camisón pa´ Petra”. Ellos son buenos para hacer lo que les manden “sin buscarle las cuatro patas al gato”.
          Todo lo anterior viene a cuento porque la Cámara Municipal de Guaicaipuro, Estado Miranda, acaba de tomar una decisión que rompe con la tradicional indiferencia de esos organismos, siempre afectados por una carga de desidia e ignorancia enorme y ancestral por la que nadie espera que de allí algo bueno salga. ¡Pero al fin sucedió un milagro como para que nos traguemos los malos pensamientos! Resulta que ese organismo, de manera unánime, léase bien, unánime, decidió anular un permiso de urbanismo otorgado en el 2012, para ejecutar un programa de vivienda, al percatarse que el mismo amenazaba destruir una de las pocas zonas boscosas que quedan en Los Teques. Lo que revela que hay espacios donde si la inteligencia prevalece se pueden llegar acuerdos que beneficien a la comunidad y hasta la especie humana toda.
            Todos los ediles del país deberían revisar esta decisión y el espíritu que a ésta anima. Sobre todo en ciudades como Barcelona, Lecherías, donde las Cámaras, antes en la IV República y ahora en la V, han otorgado y siguen otorgando permisos a la buena de Dios, sin importarles – aunque bien sé que prevalece la ignorancia – que terminan destruyendo espacios que debieron preservarse en beneficio del buen ambiente y el equilibrio ecológico.
            Se venden como ejidos tierras que son cauces ancestrales de ríos o lagunas, reservorios de especies vivas de incalculable valor; se otorgan permisos para drenar aguas putrefactas o “servidas”, para no llamarlas inadecuadamente negras, hacia bosques, lagunas, quebradas y ríos, sin que se le agüe el ojo. Un amigo a quien esto comenté, antes de escribir me dijo: “en eso se dispone en base al ¿cuánto hay pá eso?”. Le dije, pongo por delante mi buena fe y prefiero creer que prevalece la ignorancia y por ella la insensibilidad que impide medir las consecuencias.
            Por eso, el acuerdo unánime – resaltemos lo de unánime – es algo insólito y maravilloso que vale la pena aplaudir y exaltar como un ejemplo para muchos que, antes de proponer concejales o aceptar serlo, deben meditar con decencia y preguntarse “¿sirve él para eso?”, “¿sirvo para eso”.

      

viernes, 22 de agosto de 2014

¿CAMBIAR DE MODELO? ¿O DAMOS UN "SACUDÓN" DE VERDAD, VERDAD?



Eligio Damas

            Capriles y Luis Vicente León, quienes parecieran estarse disputando el liderazgo de la MUD, sin olvidar a Aveledo, han hablado como al alimón –aunque no exactamente así- acerca de la necesidad de “cambiar el modelo”. Por supuesto, ellos no cantan solos, hay una multitud a diferentes niveles y tonos que les hace el coro y repite la estrofa.
            En particular los dos, han coincidido en decir algo que mucha gente piensa, tanto dentro del chavismo como de la oposición, que el anunciado y ansiosamente esperado “Sacudón”, no puede limitarse a cambiar unos ministros y menos volver a la viciosa e ineficiente práctica del enroque. Si bien uno no espera un tsunami, si por lo menos un paquete de medidas políticas económicas y sociales profundas y puntuales que aclaren el panorama. Porque por muy optimista que uno ha querido ser para defender al gobierno y esperar buenas nuevas, ya se cansa de oír siempre lo mismo. Ofertas como la del “Sacudón”, pero como un arroz con pollo sin pollo o que nunca comienza con los primeros espasmos, lo tiene a uno en vilo y hasta como descangallado. Lo único que sale a la calle son versiones que hablan de aumentos de precios y cambios en el gabinete. Y uno, quien forma parte del universo que espera por un mundo mejor, no ve en esas ofertas un impulso coherente con el Plan de la Patria, aunque algunas puedan justificarse. Pues no se habla sino de aquellas que nos ponen la carne de gallina.
           Pero Capriles y su gente, en un coro que cada día se hace más amplio y sonoro, están hablando de “cambiar el modelo”. Por eso, uno se pregunta: ¿cuál modelo?
          En Venezuela existe un modelo capitalista perverso, que quienes le hacen la guerra económica al gobierno, se están encargando de hacer más perverso aún. Tanto que parte del pueblo, de manera inconsciente y hasta por supervivencia, se vale de prácticas capitalistas asquerosas, como “bachaqueo”, especulación, sobreprecios, para dañar al otro componente del mismo universo. Los grupos económicos disminuyen la producción, contrabandean, especulan valiéndose de la escasez y han vuelto a buena parte de los venezolanos humildes cómplices de ello. Claro, todo dentro del marco de las reglas del modelo capitalista de producción y distribución de la renta. Sobre todo la mal habida que termina en el buen vivir de unos pocos y mala vida para el montón.
         Pero Capriles, León y su coro, intentan hacer creer que esas distorsiones, perversidades por demás conocidas, porque se sienten en la piel y el bolsillo, se corresponden a un modelo que ha creado el gobierno. Hasta en sus habladurías simplonas, pero bastante penetrantes y llenas de mala fe, asocian el fenómeno que ellos han creado a un presunto “modelo comunista cubano”. Lo que es además un descalificado lugar común.
           Por supuesto que en todo esto contribuye la conducta y hasta omisión del gobierno, que viene arrastrando una serie de problemas que pareciera no poder resolver por incompetencia; al parecer, en buena medida resultante de las relaciones internas entre quienes gobiernan. Para muestra basta un botón. Las habituales, persistentes, repetitivas declaraciones de Rafael Ramírez, relativas al nuevo esquema cambiario que no terminan por concretarse, ejemplifican lo que antes afirmamos. Lo que parece peor; ese pa´ tras y pa´ lante en materia de la asignación de dólares; por el cual hoy algo se coloca en el SICAD I y mañana mismo la autoridad, por intermedio de un tercero sin competencia, se retracta y lo regresa adonde antes estaba, que podría ser el SICAD II. Eso acaba de suceder con la asignación de dólares para el área automotor. Como antes en el caso de los pasajes aéreos al exterior. Se anuncia que habrá dólares para resolver algún problema y luego de pasar días aquél se agrava y el silencio se hace denso.
           Entonces, lo de Capriles, León y su coro, de cambiar el modelo no es más que un señuelo para hacer creer que la indecisión del gobierno, la falta de empuje y creatividad para encontrar el rumbo adecuado, que trabaja sin que sea el propósito de aquel, en favor de las trácalas, triquiñuelas y trampas del sector opositor, sobre todo del área económica, pero combinada con la política, constituyen un modelo distinto al capitalista. Y si así fuese, entonces, por el histórico discurso chavista, este modelo que tenemos, falsamente sería socialista. Por eso Capriles habla de cambiar algo que no es lo que sugiere, sólo para descalificar la aspiración humana y hasta divina de avanzar hacia un estado de igualdad y fraternidad. Por supuesto, Capriles de eso nada sabe, aunque siente que él y los suyos ahora acumulan más dinero que antes, pero quieren mucho más, pero habla de “cambiar de modelo”, porque eso le soplaron.
           Es cierto, hay que cambiar el modelo; y sustituir este modelo capitalista que la derecha, con eficiencia y habilidad, ha conseguido hacer más cruel, para hacer creer a los venezolanos que no vivimos en un capitalismo rapaz y que han hecho más perverso para destruir al gobierno y descalificar lo que sólo es una oferta a un plazo mayor, estampada en el “Plan de la Patria”.

           Claro, las rolineras del gobierno parecieran mohosas y los compromisos de grupos como que le impiden despejar el horizonte y arrancar con la fuerza debida. Es decir, en verdad, hace falta un “Sacudón”, pero de verdad, verdad. 

viernes, 15 de agosto de 2014

LA MUD ROMPE FUENTES. POR ESO LE HACEN ¡MIIIIIIID! A LA MUD.



                                                          ELIGIO DAMAS


            En nuestro trabajo anterior sostuvimos que de ahora en adelante, la MUD se enfrentaba a un proceso más complicado. Que habiendo sufrido una espantosa derrota, tanto que a nivel internacional quedaron en muy mala posición, crédito, hasta reputación y además debilitados internamente, porque las contradicciones internas se exaltaron y quienes no estando de acuerdo con aquella práctica tan oportunista y vanguardista llamada “La Salida”, después de haber perdido lo que malamente llamaron “plebiscito”, optaron al final por denunciarla para dejar constancia que aquello nada tenía que ver con ellos. Tal como han venido haciendo Ramos Allup, Capriles y hasta el propio Aveledo, por lo que los de la “La Salida”, presionaron para que éste saliese del rol que jugaba.
           Dijimos además, que hasta ahora la MUD sólo había podido ponerse de acuerdo  para elaborar planchas y hasta presentar candidaturas conjuntas en unas cuantas regiones y en consecuencia, participar en los actos electorales. Pero en el desarrollo de sus políticas cotidianas, han venido topando cabezas. La torpeza de “convertir” en el ánimo de su electorado las elecciones regionales en “plebiscito”, para que Maduro se fuese, para al final salir con las tablas en la cabeza, no fue compartida por todos, como bien se sabe. El mismo Capriles, que en esa idea compartió con López y la señora Machado, recientemente reconoció que aquello había sido un disparate, como le pareció también un disparate “La Salida”, asunto del cual se distanció. En política se puede, como en todo, cometer errores, pero es costoso cometerlos tan seguido.
            Es decir, en la MUD no ha habido nadie, de allí el fracaso de Aveledo, que haya podido unir a sus integrantes en una acción política coherente y con posibilidades de éxito. Cada quien ha querido, después de los acuerdos elementales sobre candidaturas, hacer lo que le venga en gana y hasta ha habido focos, como los de López, Machado y Ledezma, que han impuesto sus acciones disparatadas a todo el universo oposicionista. El resto acuden a aquel festín o zafarrancho como observadores esperando ver qué pasa sin atreverse a enfrentarlos y reclamarles sensatez.
            Pero ese laberinto en que se sumerge en lo político, en el desarrollo diario de la línea o la acción, es mayor a la hora definir un programa para ofrecer al electorado que va más allá de las filas oposicionistas. Por esto que ha sucedido, alguna gente opositora habla ahora de una oferta para atraer gente del chavismo, y más allá de ambas posiciones, en cantidad como poder ganar las elecciones venideras. Pero en este asunto las dificultades o nivel de las contradicciones son mayores.
         Por eso, pese que con fingida candidez algunos miembros de la MUD hablen de unidad, es obvio que allí dentro se desplaza un huracán, tifón de enorme fuerza. El anuncio del nacimiento de la MID no es algo que pueda sorprender absolutamente a nadie. Es comprensible que, después de haber aparecido el panfleto o  página que identifica a quienes crearon esa estructura, intenten ocultarlo y hasta negarlo. Pero es notorio que el tal panfleto, entre las generalidades que propone, tan generales que sirven para todo, hay algo concreto que de por sí, pone de bulto una nueva contradicción en el mundo opositor. Allí proponen el llamado a una Asamblea Nacional Constituyente, asunto sobre el cual el resto de los integrantes de la MUD, con anterioridad han calificado de impertinente y no apropiado para invertir tiempo y esfuerzo. Articulistas de diversos medios que comparten la condición de opositores, han dicho que tal proposición carece de sensatez y anuncia un nuevo fracaso.
          Es más, puede uno intuir, que esa propuesta, por las tareas que ella envuelve y el tiempo que demanda, pudiera estar ligada a una aventura guarimbera y violenta para mantener viva la esperanza de tumbar al gobierno.
         Pero en este momento los violentos, quienes quieren transitar los caminos ilegales y jugar con la vida de los venezolanos, insistir en sus prácticas, parecieran encontrar en parte importante de la oposición disposición a enfrentarlos y no dejarles seguir imponiendo la agenta de la derrota; por eso la división o mejor el rompimiento en la derecha, es previsible.
       Por lo anterior, el anuncio del nacimiento de la MID, aunque sus padres quieran negarlo por los momentos, por asuntos que desconocemos pero nada difíciles de concebir, es también el del inicio de un proceso que avanza con más velocidad y fuerza. Por supuesto, quienes desde los más altos niveles determinan en “última instancia” la política de la derecha - así ha venido sucediendo - tratarán por todos los medios de evitar ese rompimiento, que unido a los errores anteriores fortalece al gobierno y atenúa las dificultades que el chavismo confronta, pero no hay duda que el rompimiento en la MUD no es un fantasma, sino algo real que avanza e impide, ahora más que nunca, que cada sector pueda desarrollar con comodidad y esperanza de éxitos, sus políticas. Pareciera que ahora mismo, allí no se avizora otra opción que el distanciamiento, para decirlo de manera menos brusca. Es evidente que hay rompimiento de fuentes.

            Es decir, uno puede identificar con certeza que, aunque lo nieguen y hasta lo tomen a chiste, de hecho el nuevo programa de trabajo de López, Machado y Ledezma, que tiene como objetivo inmediato la “convocatoria a una nueva Constituyente”, es un nuevo asunto de discordia en el seno de la oposición. Por eso, si puede ser cierto que en El Hatillo, le hiciesen “¡MIIIIIID! a la MUD”.  

martes, 12 de agosto de 2014

AHORA ES CUANDO LA MUD ES UN LABERINTO. AVELEDO NO TIENE VIDA



Eligio Damas

            La llamada Coordinadora Democrática, aquella que impulsó el golpe de abril del 2002, la huelga sin obreros en vanguardia, ni siquiera a su lado y hasta el sabotaje petrolero, desbaratado justamente por los trabajadores del sector, sólo pudo ponerse de acuerdo en las forma de lucha fracasadas para intentar deshacerse del gobierno. Sencillamente porque eso no es suficiente.
           La IV república se había desmoronado por ligar su destino a las recetas del Fondo Monetario Internacional, cual plegarias que nunca cambian y sólo obedecen al designio de proteger el capital sin importarle la gente. Quien les desplazó, supo cambiar inteligentemente de forma de combate y tremolar un programa popular y revolucionario. Por aquello de seguir con lo mismo, quienes se sintieron amenazados y desplazados por Hugo Chávez y su proceso bolivariano, que forman un extenso abanico, sólo acordaron en cómo hacer para destituirlo. Al intentar la vía electoral se vieron aplastados por aquella persistente avalancha de votos que solía atraer el comandante. Ante aquella realidad, muralla inexpugnable, apelaron a las acciones mencionadas al empezar este trabajo, cuyos resultados son de sobra conocidos.
            La Coordinadora Democrática se pulverizó y tan rápido que no tuvo tiempo de levantar la huelga que decretó, que según Carlos Ortega, entonces presidente de la CTV y cabeza visible de aquellos hechos, “se les fue de las manos”.
           La huelga, intento de golpe, sabotaje petrolero  fracasaron, porque Hugo Chávez y su proyecto bolivariano gozaban de un respaldo popular y militar en coincidencia, sin antecedentes en Venezuela, frente al cual la Coordinadora Democrática no tenía nada qué ofrecer, ni cómo ponerse de acuerdo, fuera de la sola forma de lucha, apoyada en el temor y el egoísmo del capital y amplios sectores de la clase media.
            Cuando nace la MUD, con una integración distinta, en la cual los partidos pasan a jugar un rol más definido, se encuentra con la misma dificultad; la de cómo hacer para elaborar y más que eso hacerlo conocer de las masas, si entre quienes integran aquel frente prevalece la idea de volver a las fracasadas formulaciones del Fondo Monetario Internacional y poner por encima de los intereses de la gente los del gran capital nacional e internacional. Aunque también es obvio, pese haya quienes no ven más allá del bosque, para decir un lugar común, que entre los opositores hay diferencias profundas de clase, aspiraciones y formas de ver las cosas.
           Entonces con ella, la MUD, en buena medida, se repite la historia de la Coordinadora Democrática, alternan las formas de lucha; van de la lucha electoral formando planchas o candidaturas únicas, repartiéndose un proyecto de pastel a lo golpista, en la cual la guarimba y los guarimberos, paramilitares incluidos, militares sin tropa ni prestigio, aunque de alto rango, de repente pasan a jugar un rol descollante, para al final sólo encontrarse con el fracaso. 
          En las últimas elecciones, las regionales, para escoger Gobernadores y Alcaldes, envuelven la consigna golpista del “plebiscito”, para gritar ¡Maduro vete ya!, con la manta electoral y la MUD, al frente de ella y con su anuencia, aunque fuese por omisión, Ramón Guillermo Aveledo. Por supuesto, como antes, no hubo propuesta alguna para atraer a un electorado que no se conforma con el odio al chavismo y una invitación a conspirar. Lo que explica aquel rotundo fracaso que les dejó con las tablas en la cabeza.
         Ante estas circunstancias, en enero, cuando para cualquier político sensato, ante los resultados electorales de diciembre y teniendo quizás en sus manos los informes económicos que anunciaban serias dificultades para el gobierno a muy corto plazo, en lugar de esperar el desarrollo de los acontecimientos o la maduración del proceso, de inmediato se embarcan en otra salida oportunista, tan disparatada como las anteriores, expresada en la breve frase “La salida”.
        Es cierto, todo el mundo hoy lo sabe, aquella triste y dolorosa aventura, también sin programa económico y social, sin oferta para atraer a las multitudes, sólo repleta de violencia en sus propios espacios para dañar a los pobres que por allí transitasen, como la colocación de aquellas guayas para degollar motorizados, estuvo personalizada en Leopoldo López y la señora Machado, pero el resto de la dirigencia opositora, empezando por Aveledo hizo mutis, aunque fuese discretamente participó y sobre todo espero a ver qué salía de aquello. La omisión entre dirigentes de la MUD fue una política oportunista frente aquel carnaval de torpezas. En esto Aveledo, aunque ahora él y sus cómplices quieran ocultarlo o hacer que se pase al olvido, tuvo una gran responsabilidad. Pero lo que es más grave para él, no apoyó a los de “La Salida” como ellos esperaban, por lo que ahora han presionado para sacarlo pero tampoco hizo nada para contener aquella cadena de errores. ¡Eso se paga! Por esto, dudo que tenga sustento la idea que el mismo que se prestó para tumbar a Chávez y declarar en huelga al béisbol, tenga posibilidades candidaturales para la presidencia, lo que no niega que ese sea su deseo.
            Ahora, Capriles, quizás por aquello que aunque sea golpes se aprende, cambia de actitud y hasta quizás de asesores, es como por demás obvio, que percibe que hay que acercarse a la gente humilde que se mueve y vive en medio de dificultades. Piensa, con otros de la oposición, que hay que romper la muralla del chavismo construida con el material del pueblo. Otros, en la oposición, que antes que él pensaron lo mismo pero se dejaron arrastrar o neutralizar por los violentos, empiezan a reorganizar sus ideas y buscar fórmulas para ese fin.
            Eso significa ponerse de acuerdo para formular un programa que pasa por definir con certeza la forma de lucha pertinente y los contenidos económicos y sociales del mismo. Pero esta circunstancia, por lo que hemos visto, lo que sabemos, implica una redefinición también de las candidaturas para que haya coherencia y el discurso, por su forma y contenido, sea creíble.

           Estando así las cosas, el panorama pareciera más complicado para la oposición porque los que hasta ahora han dominado pero también con mayor responsabilidad en los fracasos, no parecen tener intención de rebajar el nivel de sus aspiraciones. Pudiera ser más fácil para ese universo, ponerse de acuerdo en una forma de lucha para tumbar al gobierno, aunque después se maten entre ellos, que en un programa en el cual cada quien, como clase e individuo, debe dejar de lado sus egoísmos para alcanzar el milagro de la unión. Por estas cosas es que “la MUD está perdida en un laberinto”.

lunes, 11 de agosto de 2014

LA MAREA SOCIALISTA PARECIERA SENTIRSE MÁS QUE EL "SACUDÓN"


ELIGIO DAMAS

            Todo los días me paraba en la misma esquina a esperar el “Sacudón”, para saber qué significaba o traía. Dejé de hacerlo mientras se desarrollaba el Congreso del Psuv, porque el presidente anunció que posponía lo que se proponía hacer, identificándolo con ese sustantivo aumentativo, hasta después de realizado aquel evento.
            Desde el día siguiente que el Congreso anunció su culminación y hasta se hicieron conocer sus muy generales disposiciones y el presidente del partido empezó a ejercer, tal como antes se venía haciendo, opté por volver a la esquina a esperar llegase y en eso se me han ido los días. Porque hasta la decisión que se había tomado en lo que respecta al precio de la gasolina, que muchos, de un lado u otro, podían percibir como eso, un “Sacudón”, al parecer fue pospuesta; eso se desprende de lo dicho por el presidente, para quien, “eso puede esperar porque el gobierno dispone de recursos suficientes para afrontar sus compromisos”. Sus razones tienen de ser prudentes, pues en la memoria colectiva aún perviven los hechos del “Caracazo”. En lo que a eso respecta, las cosas podrían seguir en calma, como la “chicha”.
           Pero el zafarrancho dentro de la MUD, donde hasta Capriles se ha autocriticado por aquello de llamar a plebiscito en las elecciones regionales, como una forma de criticar a quienes habiendo promovido “La Salida”, sólo dirigirse a la clase media alta y generar un estado de cosas que se tradujeron en una derrota transcendente y hasta peculiar, como un auto golpearse para toda la oposición, que pudo servir para el anuncio gubernamental de provocar un “Sacudón”, pareciera más bien haber fortalecido la idea de dejar las cosas como van.
           En medio de las dificultades que todo el mundo conoce, tanto que parece inoficioso nombrarlas, Rafael Ramírez, el jefe de la economía, al parecer gozando de bandera alta, deshoja la margarita en lo que respecta al asunto del sistema cambiario. A esta altura, según sus propias expresiones, él y quienes le asesoran no han podido encontrar la forma de proceder y así se nos van los días. Cuente usted cuántos, desde que el ministro y vicepresidente, habló por primera vez del asunto y comprobará que pareciera que ya son demasiados; lo que por supuesto aumenta la agonía al ver y sentir lo que sucede y percibir pareciera no sabemos qué hacer.
           En medio de esta espera angustiosa por las decisiones del Congreso y no encontrar por ahora en ellas nada concreto que pudiera entusiasmar, comprobar que cosas que debieron cambiarse se dejaron como estaban, sentir como que el “Sacudón” se quedó en el saco, la oposición está metida en un enredo que favorece al gobierno y le podría servir a éste para avanzar o decidirse por el “Sacudón”, lo que en verdad acontece es un revuelo por las contradicciones hechas públicas en el seno del chavismo.
           Días atrás, Nícmer Evans, analista político, referente importante del pensamiento chavista, tanto dentro  los medios de izquierda como los de la derecha, anunció su incorporación a “Marea Socialista”, tendencia que sus voceros han definido como chavista e integrante del Psuv. Evans, desde hace algún tiempo viene haciendo críticas a la política gubernamental, por lo que con frecuencia ha recibido respuestas que pudieran hacerlo  sentirse execrado.  Ahora mismo, Ana Elisa Osorio, personaje a quien muchos recordamos muy ligada al presidente Chávez y quien salió en defensa de Héctor Navarro por el trato recibido de parte del gobierno y el partido al objetar el tratamiento dado al profesor Giordani y hasta justificar el proceder de éste, acaba de definirse como partidaria de la tendencia Marea Socialista al decir:
          “Yo encuentro que en Marea Socialista nos une, primero el legado del comandante Chávez. Soy una chavista con Chávez, porque creo que ha venido predominando un chavismo sin Chávez”.
          Encuentro entonces que el “Sacudón” pareciera estar produciéndose por otro lado o como si el “tiro estuviese saliendo por la culata”.
           Pues las declaraciones de Ana Elisa Osorio, quien se vincula a Marea Socialista, cuando dice que en esa tendencia “nos une” etc., etc., pudieran interpretarse como una gesto indelicado y al mismo tiempo poco educativo, aunque esté envuelto en un empaque de puro interés político. Su definición parece insustancial y muy subjetiva pero si llena de emotividad para impactar, más nunca para enseñar ni proponer cosas asertivas.
          Pese a que pudiera tener razón en las acusaciones que hace como eso de una dirección nacional de la cual forma parte que no se reúne, lo que sugiere que pocos controlan el poder de decidir, acude a definición de sí misma y de los suyos como muy superficial y a adjetivaciones como lo de “estalinismo”, tan del gusto de la oposición venezolana, que pudiera servir para estimular la división y no propiciar se abra la discusión.
         En todo caso, Marea Socialista, como tendencia está ocupando amplios espacios y opacando al “Sacudón”. Ella pudiera servir para hacer avanzar al proceso, si cuidan  las formalidades y la calidad del discurso. Pudiera uno apelar a un viejo adagio o lugar común según el cual se puede ser cortés sin dejar la valentía. Aunque habría que agregarle que se necesita ser creativo y frente a cualquier coyuntura comportarse a la altura y dejar de lado el eslogan y estados sentimentales que no ayudan a aclarar nada sino difundir dudas que podrían estar mal fundamentadas.
              En lo personal siempre he tenido dudas de las tendencias porque suelen convertirse en grupos fraccionales y divisionistas. Pero también es verdad que una “una sola golondrina” no hace verano y a quien anda sólo fácilmente le callan. Por esto termino por saludar a Marea Socialista sin dejar de recordarles que hay que estar donde está la gente y ayudar a encontrar la unidad proponiendo puntos de encuentro. Si se trata de Chávez, recordar que para él la unidad para vencer fue clave.


jueves, 7 de agosto de 2014

VUELTA A LA SEMILLA O CUANDO LOS TRENES RETROCEDEN


ELIGIO DAMAS


            Viajar en el tiempo, yendo de regreso del morir al vientre de la madre o el árbol que languidece a la semilla de la cual aquél germinó, no deja de ser apasionante. El tema ya no es sólo asunto de la literatura, de la ficción pura, como narró Alejo Carpentier, sino que en eso, desde comienzos del siglo veinte con la revolución bolchevique, en el caso del socialismo se ha vuelto un tema tan real “como la vida misma” y tan común que el camino sin retorno, sin el regreso a la semilla, se ha vuelto tema de ficción. Pareciera un fatalismo; pero lo más grave es que podamos terminar creyéndolo y admitiéndolo como excusa para el fracaso.
           Los rusos desbarataron el poder de los zares y, en 1917, del fondo de una sociedad mezcla nada homogénea de feudalismo con capitalismo y un régimen imperial, declararon el nacimiento de una sociedad socialista bajo el comando de los bolcheviques.
          Antes en 1871, la Comuna de Paris, con un programa revolucionario y en buena medida parecido a los ideales del socialismo, gobernó París por más de dos meses.
         Como murió aquel bello y ejemplar experimento o intento heroico parisino, la revolución rusa,  que creó en 1922 la URSS y después de los éxitos de la segunda guerra mundial contra el nazismo y el fascismo, amplió su influencia mediante la “alianza” con varios países de Europa Oriental, a quienes había ayudado a deshacerse del control nazi, en 1991se deshizo para que en la mayoría de aquellas naciones retornasen, si alguna vez en verdad dejó de existir, el capitalismo. Claro, no retornaron al mismo estado de cosas en su conjunto, pero si a las tradicionales relaciones materiales, el inequitativo reparto de beneficios y eso que llaman superestructura que con aquellas funcionan como líquido en una licuadora. Llegado a este punto, uno se siente obligado para no sentirse hundido en una contradicción, a preguntarse si alguna vez en verdad, en aquellos países se hizo el viaje al socialismo, como para que al final, al hablar de ellos, podamos evocar con pertinencia “el viaje a la semilla”. En esto no excluyo nada, nadie ni experiencia alguna.
        En la misma Venezuela de antes de Chávez, un amigo, sin evocar de manera expresa a Carpentier, señalaba como llegó un momento que la izquierda que se había desbocado, retrocedía tal como un tren, unos vagones tras otros, hacia posiciones que antes habían adversado.
        Como no podemos excluir la “Revolución China”, que a mediados de la década del cincuenta llevó a Mao al poder y, con él, el socialismo chino; mientras ahora en la izquierda, con temor o hipocresía, se discute qué es, mientras el gran país asiático importa mercancías inimaginables y capitales, en base a unas relaciones que parecieran un regreso a la semilla. Vemos como Pepe Mujica, el perspicaz ex “montonero”, ahora presidente Uruguayo llama, para decirlo a nuestra manera, como a leer con cuidado las letras pequeñas de los contratos que firmemos con China.
        Pese todo, uno, desconfiado, sabe que el capitalismo tiene su manera de ser y siéndolo, no puede en lo fundamental apartarse de las “leyes” que lo originan y los motivos que le dan sustento.
        ¿Simplemente se trató de intentos, experimentos o remedos, que por serlos, carecer de la autenticidad, coherencia con la naturaleza de las cosas, pertinencia de los reclamos humanos, de la gente, el poder hacer esta los asuntos a su gusto, conveniencia y de conformidad a la ancestral socialización y gregarismo, llegado un momento, perdida la fuerza inercial, la fe, el poema adecuado, el poeta de fuerza y con capacidad de llegar al corazón de todos, el vagón comienza a retroceder como si los rieles que habíamos dejado atrás, optasen por halarnos y devolvernos a la semilla o estación de salida?.
       ¿Será ese el destino del socialismo o de aquellos intentos, que parecieran ser todos hasta hora, donde tiende a olvidarse algo que está en el ABC y todo el mundo repite como la cartilla, qué las revoluciones las hacen los pueblos y los dirigentes más que hablar, mandar, deben abrir los oídos y la mente para escuchar el enorme vocerío, lleno de sabiduría porque bien sabe él  el camino que anuncia? Claro, hablamos del vocerío, no de una voz o unas pocas. Hablamos también de admitir que el pensamiento es diverso, diversos son los  hombres y eso debemos aprenderlo; como a soportar y conducir, sin condenar a quienes, no coincidiendo con uno, reclaman que el mundo y la sociedad cambien en bien del equilibrio. Más todavía si estos, aunque estén dispersos y no ejerzan presión en un punto determinado, son en gran medida, buenos y cuantiosos.

         Para finalizar quiero recordar que es válido dar un paso atrás para avanzar prontamente pero también que “chivo que se devuelve se desnuca”.

martes, 5 de agosto de 2014

ENTRE JOSÉ VICENTE Y LUIS BRITO. ANALISTAS QUE EXPLICAN O DISTRAEN



ELIGIO DAMAS

            En la época del primer gobierno de Betancourt, encabezando éste la Junta de Gobierno que dio el golpe militar contra Isaías Medina, la prensa oficial y la oficiosa, se encargaba de distraer al pueblo de Caracas de sus calamidades, informando diariamente acerca de un presunto hombre encapotado que se desplazaba por los techos de las casas de San José y Altagracia. Era una manera propia de los tiempos, de cuando había mucha ingenuidad y un simplismo infundía  terror que sustituía las preocupaciones por las carencias materiales y la ineficiencia oficial. Con eso se lograba que los más ni se percatasen que existía un gobierno. De ese etapa, recuerdo una información muy curiosa para los tiempos que corren, divulgada por la Radio Nacional, “la del gobierno”, como solíamos decir, según la cual sólo un porcentaje ínfimo de venezolanos, para más exactitud, caraqueños, que no llegaba al 10 %, ligaba su situación, su vida, avatares y esperanzas al gobierno. Pero aun así, Betancourt, según se dijo mucho en la época, se preocupaba por abundar más ese sentimiento, infundiendo terror, chismografía o formas de distracción con sandeces como esas del hombre encapotado encaramado en los techos rojos de Caracas.   
           En su segundo gobierno, caído Pérez Jiménez, “volvió a aparecer” en Caracas, ciudad en ese entonces poblada por gente no tan ingenua, el mismo hombre encapotado de la segunda mitad de la década del cuarenta, pese a que habían pasado trece o catorce años. Claro, un Betancourt más experto y sabiendo también a la ciudadanía más avezada, tanto que salió a protestar multitudinariamente contra su “Ley del Hambre”, o lo que es lo mismo contra la devaluación de la moneda, inflación hasta ese momento desconocida, disminución de los salarios, congelamiento de los mismos, etc., acompañó aquella ingenua comparsa que pudo resultarle beneficiosa en el pasado, primero chantajeando a los suyos, que vivíamos bajo la amenaza de un golpe de Estado y la vuelta a la dictadura. Estrategia que le dio buenos resultados al interior de su partido, cuya activa militancia aún vivía bajo el terror del pérezjimenismo. Pero llegado al caso, rebosada las calles de inconformes, ordenó  a su policía “disparar primero y averiguar después”. Con aquello, el habilidoso y canallesco personaje, logró distraer la atención de mucha gente, aterrorizar a una multitud y a la vanguardia valiente y combativa, la llevó a los “terrenos del toro”. Claro, ayudado por un fenómeno ecuménico internacional que redujo lo racional al mínimo e impuso el vanguardismo y la capacidad de arrojo de los más combativos.
   
         Los analistas, tanto del lado de la derecha como de la izquierda, con honrosas excepciones, se devanan los sesos por encontrar argumentos y montajes dramáticos para fortalecer las posiciones que les convienen que no siempre son las mismas que les dictan los hechos por ellos muy bien percibidos; por esto son analistas.
           Los analistas de la derecha, para alentar a su gente se inventan cosas como la “férrea unidad” en el frente opositor, mientras la MUD se le caen las patas carcomidas por la polilla. Que Aveledo “renuncia” porque un sector extremista se ha impuesto en todo el frente opositor y reclama una dirigencia más identificada con sus posiciones. Lo que parece sostener que los de “La salida” triunfaron y a los demás dejaron en el pelero.
          Pero es curioso, como otros analistas, cercanos al gobierno, antes de la reunión del congreso del Psuv, sostuvieron lo mismo, no por Aveledo, a quien todavía no habían “renunciado”, sino para producir un efecto entre quienes acudirían a ese evento. Algunos que parecen confundir unidad con unanimidad, hablaron de datos aportados por Hinterlaces según los cuales la oposición estaba en crisis, “La salida” derrotada y en descrédito y sus líderes con las tablas en la cabeza, pero parecieron contradecirse al usar la “amenaza de la fortaleza y coherencia opositora” para emprender acciones en julio, un mes que pasó sin pena ni gloria, para influir en los debates del congreso socialista y allí no se hablase sino de unidad en torno a lo que fuese, por el temor al lobo o al hombre encapotado.
            Sorprende, como una vez cerrado el congreso del partido fundado por Chávez, esos mismos analistas que predijeron un julio muy conflictivo, por decir lo menos, repleto de guarimbas y víctimas seleccionadas de lado y lado, vuelven a encontrase con un país donde el gobierno atraviesa sus dificultades pero la cosa no es como para preocuparse y mucho menos reclamar o llamar a la gente seguir con el “ojo pelao”. Tanto, por lo menos que uno sepa, quien le corresponde hacerlo, no pareció haber pronunciado en el congreso un discurso para diagnosticar acertadamente la coyuntura, reconocer las dificultades y exponer lo de hacer en lo inmediato para afrontarlas. En ese particular pareció prevalecer el silencio porque de aquello nada hay que decir. Pues nada pasa. Sólo trascendió aquello ya resabido y en el limbo de la cifra inimaginable de millones dólares dilapidados por “importadores” y sus socios ocultos. También esos analistas que presagiaron un julio rojo no por chavista sino por la sangre que correría, encuentran que la oposición pareciera centrarse en las elecciones venideras aprovechando las dificultades económicas que confronta el gobierno, lo que parece más cerca de la verdad, sin negar que en ella haya quienes trabajan en todos los frentes de lucha.
           De estos analistas, siempre hay excepciones, hay quienes como Luis Brito, con discreción, al hablar del peligro que se cierne sobre Venezuela con respecto a los “Fondos Buitres”, propone una serie de medidas que al margen de su pertinencia o no, habla de la magnitud de la situación económica que nos embarga, según su aguda percepción, compromiso y respeto con quienes se siente comprometido.

           Para abundar más en beneficio de quienes quieren seguir pasando agachados o distraer a la gente como hacía Betancourt, el genocida Estado de Israel, con el respaldo gringo, le cae encima al pueblo palestino, asesina niños por centenares y obliga que los hombres de buena fe y deseosos de un mundo mejor, pongamos toda nuestra atención en aquel asunto y haciendo lo que sea necesario para que se imponga la justicia y el mundo haga algo para derrotar a quienes viven de tanto odio y codicia acumulados.