jueves, 26 de marzo de 2015

¿QUÉ SERÍA DE NOSOTROS SÍ GRINGOS Y OPOSICIÓN NO METIERAN TANTO LA PATA?




                                           ELIGIO DAMAS

            Los halcones, pensadores, planificadores, genios, politólogos y sabihondos que rodean a Obama y a todo aquel, que como él, se apoltrona en la sala oval de la Casa Blanca, por lo menos por ahora, para decirlo como aquél que nunca debió morir, porque le estaba vedado hacerlo, deben estar meditando qué hacer o decir para llegar con la frente en alto de verdad, sin fingimientos, a la Cumbre de las Américas, para que la derrota que allí les espera no sea como esas que hacen salir “arrastrando la cobija”. ¡Algo hay que hacer para salvar el honor! Pero también para satisfacer a quienes se oponen al gobierno del presidente Maduro en el territorio nacional, quedados sin voz y viendo como el gobierno, con todas las dificultades que ha venido enfrentando, habiendo estado en inferioridad de condiciones o combatiente que no atina a sacar los golpes con el ritmo y la precisión debida, toma aliento y se reconforta con la inesperada ayuda que aquellos que, pese sus reconocidos méritos y capacidades, no están exentos de cometer errores garrafales.
            “Cuando creyeron quizás que se cansaba su brazo”, para decirlo como aquel poema de Tomás Antonio Potentini para El Libertador, el gobierno con la catapulta que se escapó a Obama, con eso de un decreto que no es suficiente calificarle de absurdo y aberrado, se levantó o irguió y aprovechó la oportunidad para ponerse al frente del pueblo de Venezuela ante a un gesto que hiere profundamente su dignidad. El venezolano más ecuánime, honesto y esperanzado,  asumió como subliminalmente las calamidades que hemos vendido atravesando porque, esto es muy elemental, son insignificantes ante la soberanía, la ofensa que implica ese decreto y la rabia que despierta una amenaza real de invasión o agresión de cualquier naturaleza. Quizás los gringos hasta pasaron por alto aquello que solemos decir “a la familia con razón y sin ella” y con su torpeza, porque fue una torpeza, pese las cartas que tengan bajo la manga, solamente consiguieron amalgamar a los venezolanos. Ahora podemos entender el significado y valor para la revolución cubana de las invasiones y derrotas gringas en Bahía de Cochinos y Playa Girón; pero ellos, los gringos por soberbios, nada aprendieron.
            El gobierno, esta vez sobradamente más hábil y perspicaz que la oposición, ha utilizado el desliz o garrafal error de Obama para mover ampliamente a la gente, invitarle a firmar contra aquel deleznable gesto gringo, invitación que hemos aceptado con la debida disposición de quienes hemos sido inquebrantablemente antimperialistas y venezolanos cabales, y hasta movido alegremente la opinión nacional e internacional a través de los medios.
            Las colas y el bachaqueo, generados por la guerra económica; las dificultades que esta genera en todos los estratos de la sociedad, como la escasez y la superlativa inflación; los enredos de la política cambiaria que cada día parecen ser más patéticos, todo eso pareciera haber pasado a un segundo plano. Hasta las diferencias y contradicciones en el frente bolivariano o chavista, pudieron haber descendido o ceder paso, como les corresponde, a la contradicción fundamental, la lucha contra el imperialismo y por la soberanía.
          La oposición por su parte, sufrió un impacto tal que se dividió o por lo menos quedó como inhibida ante la “insensatez de Obama”, si es que puede ser insensato quien de todas maneras dispone de la fuerza para imponer sus “razones”. A aquella, al reaccionar sólo se le ocurre bajezas peores que las anteriormente cometidas, como esa de propagar la falsa información del rapto masivo de niños.
         Cuando nos acercamos a un proceso electoral de significativa importancia y todavía los venezolanos no habíamos experimentado suficientemente los efectos de una obligada y hasta estridente “devaluación”, aunque se le llame con un eufemismo, Obama y sus “geniales” asesores intentando lograr un efecto que nunca sabremos cómo y bajo cuáles circunstancias concibieron, dan un paso que ha permitido al gobierno edulcorar o aminorar el trago amargo de las medidas económicas, con una protesta justa, bien fundamentada, en el honor nacional.
            Cuando Obama y sus halcones anunciaron la nueva estrategia frente a Cuba, marchaba al mismo ritmo el golpe de Estado o lo envuelto en la llamada “Transición” para sustituir ilegalmente al presidente Maduro. Las dos medidas o proyectos nacieron como mellizos. Con el golpe en Venezuela se equilibraba el efecto adverso producido en Miami y la reacción que allí se aglutina contra lo anunciado con respecto a Cuba.
           Por eso, a mediados de febrero la Casa Blanca anunció con clarines y bambalinas que Obama acudiría como general vencedor a la Cumbre de las Américas. Allí, según sus torpes cálculos, porque los gringos no están exceptuados de ser torpes, estaría Cuba satisfecha de lo acordado y las ofertas que ellos se cuidarían de hacer y un nuevo gobierno venezolano. Recordemos como se corrió la voz que a finales de este mes, el cual por cierto agoniza, el presidente Maduro sería sacado de Miraflores. Pero esta última parte del plan les falló y quizás por esto mismo, Obama optó por tomar directamente el comando de la conspiración contra nosotros y sacó de la manga la carta de la injerencia directa. Este desbordarse, por supuesto, también obligó se pusiese de manifiesto la firmeza y valentía del gobierno cubano en el momento de manifestar su solidaridad con Venezuela.
           Casi finaliza marzo, pasó lo que tuvo que pasar, ALBA, UNASUR, OEA, los países no alineados, el G-Más China, la mayoría de los pueblos y gobiernos del mundo y, hasta para sorpresa de todos, el cardenal Urosa, rechazaron la injerencia vulgar de Obama en nuestros asuntos.
           Ahora, con razón, es obligado, solo hablamos de firmar, como ya este escritor lo hizo, para que Obama se trague su decreto, tuiteamos sin cesar #ObamaDerogaDecretoYa y #VenezuelaEsEsperanza, nos unimos con sobrada razón, porque es una vital razón, contra las amenazas imperialistas y le entramos de lleno a las venideras elecciones como si estuviésemos exactamente donde nos sugirió Chávez que deberíamos estar.
          Todo esto revela que la política es muy complicada. No es una práctica sencilla y vulgar como muchos creen, tanto como para que cualquier pendejo, inocente y hasta originalmente humilde criatura pero de ego gigantesco, crea que puede ser diputado porque pegó bastantes lecos y caminó tanto como quien se entrena para los juegos olímpicos. Jura y perjura que sólo es asunto de lealtad, mientras otro decide.
           

miércoles, 25 de marzo de 2015

¿NEOLIBERALISMO EN CANTV Y BANCA ESTATAL? ¿HAY DISTRAÍDOS EN EL GOBIERNO?




ELIGIO DAMAS


            -¡Coño Chamo, llevo casi dos semanas, moviéndome entre Barcelona, Lecherías, Puerto La Cruz y Guanta, tratando de pagar el teléfono, o sea la línea fija de CANTV e Internet y no hallo como!
            De esa manera, casi en el mismo estado de ánimo que embargó a Capriles cuando perdió las elecciones frente a Nicolás Maduro, me habló mi amigo, cuando le encontré haciendo una cola para comprar papel higiénico y en respuesta a mi pregunta:
            -¿Cómo estás hermano? ¿Cómo te ha ido?
            Hice dos veces la misma pregunta. Es una habitual manera de proceder los orientales, como si creyésemos que la primera o una sola no es suficiente o nos creemos sordos.
           -¡Cuéntame, como es eso que me dices!
          -“Pues verás. Pareciera que en el intento de algunas instituciones del gobierno, como es habitual en la empresa privada por razones que ya conocemos, nos está haciendo las vainas más difíciles. Resulta que las taquillas de pago de CANTV que conozco, que están en los espacios que antes mencioné, desde hace más de dos semanas están sin línea. Pero además te informo que unas cuantas han eliminado”.
         -“¡Oye! Es verdad. Me he dado cuenta de eso”, respondí a mi amigo como una muestra de solidaridad.
         Luego, sin parar casi, le pregunté:
        -“¿Qué estará pasando? Porque quienes atienden esas taquillas sólo se limitan a informar lo que saben. Lo que ya dijimos: “No hay línea”. Mientras ponen o mejor dejan ver su cara de aburrimiento.
        Mi amigo, quien tengo como personaje muy perspicaz, de inmediato me respondió mediante una interrogante:
        -“¿No has visto por televisión esa propaganda oficial, donde aparece un tipo con una laptop y una voz dice, más o menos, y luego agrega, paga tus servicios por internet?”
       -“¡Claro! La he visto. Pero explícame ¿qué relación tiene una vaina con la otra?
       -“¡Fácil!”. Exclamó mi amigo y continuó. “El gobierno, como la empresa privada, en sus instituciones, CANTV, MOVILNET y sus bancos, trata que los usuarios no usen las taquillas, pero como decir ya, y por eso esa propaganda y el cómo saboteo expresado en eso.
       -“Uno entiende ese proceder”, continuó hablando mi agudo amigo, “en la empresa privada, como idea de modernidad, progreso y cuánta vaina de esas se le ocurran, hasta aquello de la comodidad, porque tienen como finalidad primordial obtener el máximo de beneficio”.
      Luego siguió diciendo, “en la medida que esas empresas incorporan más tecnología e intentan, según se demagogia, facilitarle las cosas a la gente, lo que en verdad persiguen, es obtener el máximo de ganancia. De esa manera sustituyen trabajadores y bajan los costos”. Si una agencia bancaria se congestiona, no piensan en abrir otras, porque eso no es lo rentable, sino procurar que la gente no vaya a ella. Esa es la finalidad primordial, la gente les trae sin cuidado. A otro perro con ese hueso”.
         “Lo censurable”, continuó hablando el amigo, “es que los gerentes del gobierno adopten, en nombre del socialismo, la misma conducta. El muy rentable negocio de la banca y las comunicaciones, bajo el control del gobierno, por razones obvias no puede proceder con la misma óptica de los capitalistas”.
          Y agregó que está bien que se procure incorporar la tecnología que favorece a quienes están consustanciadas con ella y les favorece en determinadas circunstancias. Pero es malo que le incomoden la vida o le hagan casi irresoluble a una buena parte de la población que no encuentra donde pagar el teléfono, sobre todo de la tercera edad, un problema que hasta hace poco le era sencillo. Como es muy malo, que la “empresa social o del Estado”, para llamarla así y no como no es, copie los procederes del capitalismo. Que no es más que el actuar en función de la ganancia, bajo la mascarada que se trata de progreso y modernidad y no es otra cosa que un intento de obtener la mayor renta posible, sin contribuir con el empleo, asunto que debería ser de vital importancia, por encima de la ganancia extrema, para quienes se autodefinen como socialistas.
          Luego dijo con énfasis: “Esas vainas que ahora hace el gobierno mismo, como CANTV de exhortar a la gente a hablar bastante por teléfono para que consuma por demás, de no ofrecer todas las alternativas posibles, como la de incrementar el empleo ampliando el servicio por taquilla sin dejar de incorporar los medios tecnológicos sofisticados para el público que lo demanda, son las mismas que siempre criticamos por neoliberales y sólo dirigidas a garantizar el beneficio del inversionista”.
            -“Le joden tanto la vida a uno”, dijo bastante bravo mi amigo, “que ya para pedir un Estado de cuenta al banco, hay que hacerlo por Internet y aparte de las dificultades que eso implica para mí, la tarjeta de débito de uno de los bancos del Estado que me fue asignada, sin la cual no puedo hacer esas gestiones, está bloqueada, porque por más que intento, siempre quien me atiende, sea una persona o una máquina, encuentra motivos para rasparme y dejarme con el bate al hombro”.
          Cuando terminó de hablar, como para que no se siguiera alterando y no le fuese a subir la tensión, le confesé:
          -“Hermano, en todo caso no te angusties. Lo que a ti te pasa, también a mí me sucede. Estoy esperando que de un momento a otro me corten el teléfono e internet. Lo que es peor, si voy al banco a sacar dinero debe ser una cantidad tan elevada que casi nunca tengo y el cajero no me atiende porque la tarjeta de débito por la cual me pagan la pensión de jubilado, como la tuya y por las mismas razones, también está bloqueada”.
            No obstante, cuando me despedí de él, siguió sereno haciendo su larga cola para adquirir papel, aprovechando que ese día, por la cifra terminal de su cédula le correspondía; no sé si como a mí, al llegar a la punta de la cola, lo que buscaba se había agotado.
         

miércoles, 18 de marzo de 2015

JENNIFER PSAKI, COMO EL CLORO, ACLARA. FALSO, EEUU, NUNCA PROMUEVE GOLPES.



 
ELIGIO DAMAS

            No sé si me asombré, porque en verdad me quedé o me fui para el limbo, pese que ese espacio el Papa anterior, de un plumazo, sin consultarle al soberano que le tenía como una opción soportable mientras tanto, lo eliminó de cuajo, cuando leí que la Vocera del Departamento de Estado Jennifer Psaki, tuvo la “originalidad” de afirmar ante periodistas norteamericanos, que de ella se rieron, EEUU “no apoya ni promueve cambios de gobierno a través de medios ilegales”. Aunque creo, por mi inocencia, como lo probaré de seguidas, que más bien me fui al limbo, como quien se ancla en tercera, esperando que alguien impulse la carrera.
            Ampliando sus declaraciones, continuó diciendo “Como política de larga data no apoya EEUU transiciones por medios inconstitucionales. Las transiciones políticas deben ser democráticas, pacíficas y legales”. ¡Dígame eso, de larga data! ¡Como también dígame esa sobre palabrita puesta de moda que a uno le parece la espoleta de una granada, pero no aquella espoleta de utilería con la cual Ramos Allup montó un show!
            Mi asombro o viaje supersónico a ese limbo que, pese a todo, existe en cada uno de nosotros, donde vamos cuando nos quedamos sin “señal o línea”, para decirlo a la moda de ahora, esa misma cuando uno va a sacar unos reales del banco, intentar sacar una planilla por unos dólares para la compra electrónica, pagar el teléfono, luz o agua y la persona encargada nos dice de mal humor o simpatía y delicadeza, según le haya ido en sus asuntos, con tierna sonrisa o desafiante revirón de ojos, “no hay línea o punto de venta”, se debió al haberme enterado cuán de pulcras, respetables y magnánimas son las políticas de EEUU y uno por años, mal pensado y sobre todo envenenado por extremistas de toda pinta, había creído todo lo contrario.
            ¡Qué mal invertí mi tiempo, tal como ahora evalúo! ¡De valioso tiempo, de repente se me convirtió en un tiempo cochino! Me lo pasé malamente o perdí estudiando en escuelas de historia, leyendo vainas llenas de veneno, infamias y mentiras; repitiendo cosas que otros inventaron y hasta yo mismo, sin saber de dónde ni por qué, escribí, dije, montones de veces cosas de las cuales ahora me avergüenzo! ¡Qué tarde he llegado a saber que eso de acusar al país del norte, ese que sólo saca sus militares, bombas nucleares, drones destructivos, policías solo mata afroamericanos, asiáticos y latinos, para prodigar libertades, imponer la justicia y velar por el cumplimiento de los principios constitucionales, aunque eso tampoco le compete, pero lo hace por demasiado bueno, es una villanía propia de la gente mala que la es del mundo todo, menos quienes gobiernan en la Casa Blanca y los enanitos de la corte que forman la OTAN!
             ¡Cómo pasar por alto que ese es el país de Tarzán de los monos, el Capitán Maravilla o Marvel, el mismo a quien luego llamaron Superman, el Hombre Araña o Spiderman, el hombre invisible, Batman y Robin y el Rambo de Sylvester Stallone, héroes hechos sólo para salvar a la humanidad de los malos, que los son todos los habitantes de otros países y hasta en toda la galaxia y fuera de ella!
            ¡Hay que reescribir la historia! ¡Hay que lanzar a la basura todos esos libros, diarios, revistas, crónicas, videos que hablan de golpes dados por EEUU, en los cuales se escribieron o construyeron una historia al revés! Ahora sí es verdad que entiendo a Eduardo Galeano cuando habló del mundo al revés. Había creído hasta ahorita que eran EEUU, sus embajadores, policías secretos y descarados, sicarios, mercenarios y marines, quienes daban golpes o ponían a unos jipatos y cipayos a darlos por ellos. Pensé que los marines y los mercenarios o contratistas de la guerra, bellamente llamados con ese eufemismo para mostrar su naturaleza bondadosa y sus fines caritativos, más útiles que la Cruz Roja, quienes andaban por allí metiéndose en cualquier parte a hacer la guerra, dar golpes o inducirlos, porque eso me hicieron creer mis maestros, muchos de los cuales ahora están en la MUD y en la oposición toda y, ese poco de libros en los cuales mal invertí mi vida. ¡Qué mal me hicieron Pompeyo Márquez, Teodoro Petkof, Manuel Caballero y hasta Germán Carrera Damas, quienes tuvieron mucho que ver que me formase aquella aberrante imagen de los gringos y para más vainas ellos se fueron hace tiempo al lado de ellos y a mí me dejaron del lado de acá, hasta ahorita que me sacó Jennifer Psaki!
              Esos muchachos que empezaron con sus manitas blancas aquí, porque antes lo hicieron en Europa para desestabilizar gobiernos legales, luego dieron paso a los violentos quienes desde el principio iban en la retaguardia; estos últimos puestos al final, vistos los fracasos y las ridiculeces puestas en escena, a la vanguardia a impulsar sus violentas guarimbas, nunca, jamás en la vida, han tenido nada que ver con la Casa Blanca. Esos son también los mismos embustes que desde niño me metieron y de la historia falsa que me enseñaron mis maestros desde la primaria. Como es falso lo hecho contra Cuba.
              Pero lo que más me asombró, no fue haber descubierto a través de la palabra sabia y llena de buena fe  de Jennifer Psaki, que todo ese pasado que me contaron y leí sobre la actuación de EEUU, no sólo era embuste, sino ver como los periodistas de ese país que la escucharon se rieron a mandíbula batiente de ella poniendo en duda su sacrosanto juicio. Lo que es peor, alguno de ellos llegó al colmo de repetir cosas como las que leí en aquellos demoníacos libros, escuché en informaciones radiales, siendo mentiras que por ejemplo el gran país del norte, el dedicado a imponer la libertad, el “orden” y la justicia en todas partes donde llegan su marines, aunque nadie les haya llamado, tumbó a Gallegos, impuso a Pérez Jiménez, eternizó a los Duvallier en Haití,  al dictador Chapita de Dominicana, en ese país derrocó al maestro Juan Bosch, a Jacobo Arbenz en Guatemala, impuso a los Somoza en Nicaragua, manejó a Panamá como si fuese una hacienda propia, dividió a Colombia, tumbó y asesinó a Salvador Allende, destituyó a Chávez y puso a “Pipino el Breve” Carmona, ayer mismo sacó del poder y en pijama a Manuel Zelaya de Honduras y dejemos esa lista de mentiras hasta aquí porque ya me estoy, como dijese el candidato aquél, arre….o calentándome de decirme a mí mismo y a ustedes tantas mentiras y vilezas.
            ¡Como es verdad que hasta esos periodistas que acuden a la sala de prensa de Casa Blanca habitualmente son unos mentirosos al servicio de la canalla!
            Menos mal, que en la Casa Blanca, hay gente tan blanca y clara como Jennifer Psaki, que como el cloro, a uno lo aclara.
             Lo que soy yo, me declaro en campaña para que a Jennifer Psaki, le demos el premio Nobel a la buena fe. Pero temo que le crezca la nariz.

martes, 17 de marzo de 2015

¿FAMA DE AMÉRICA, CAFÉ Y QUINTAS COLUMNAS EN GUERRA ECONÓMICA?




ELIGIO DAMAS

            El sindicato de trabajadores de la empresa cafetera “Fama de América”, expropiada por del Estado venezolano pocos años atrás, hizo llegar a los medios un comunicado en el cual denuncian algunos atropellos de los cuales son víctimas, según expresan.
            Cuando leí el titular me sentí como sobresaltado.
           -¡Cónfiro! Me pregunté ¿acaso el día de los inocentes se adelantó este año?
           -¿De dónde sale este difunto? ¿Todavía las almas en pena salen a compartir con los vivos? ¿Entonces quienes vivos y quienes muertos?
           ¡Claro! Sé bien que sobrará quien afirme que la empresa “está a full producción”, el anglicismo no es nuestro, pero el caso es que no se encuentra café.
           Dije aquello, porque quien esto escribe, si algo busca con persistencia es café. Para mi compañera, la falta de café es como una tragedia y es así desde los años juveniles. Por eso sé, que desde los grupos económicos nos decretaron la guerra económica, si algo ha desaparecido no sólo de los anaqueles de los abastos sino de todas partes, de eso hablaremos más adelante, es el café, siendo Venezuela una zona productora del producto por excelencia.
            Como pocos hablan de este asunto, recordaré una anécdota de un acontecimiento en la Cámara de diputados. Se discutía una ley de impuestos y un diputado copeyano propuso se pechase fuertemente al café, al cual calificó como producto no esencial y básico en la dieta. A aquello respondió el Dr. D.F. Maza Zavala, entonces diputado por el MAS, diciendo que eso lo aseguraba el proponente porque desconoce que café es lo primero que el pueblo consume diariamente y en muchos casos es el único desayuno de los pobres.
            En el caso específico de Fama de América, empresa productora que debe surtir parte del mercado, desapareció de tal manera, que no he encontrado un testigo que afirme haber visto un paquete en los últimos meses. Está bien que le digan a uno que ella sola no puede satisfacer la demanda. Por esa ausencia como absoluta, estaba convencido que la empresa, como otras “expropiadas”  que estaban dedicadas a producir otros rubros, había cerrado. Pero no. Puede uno cantar como Rolando La Serie, “no estaba muerta”, está y hasta quizás siga de parranda. La muestra de su existencia, que viva está, por lo menos respira, es la protesta de sus trabajadores. Si tiene trabajadores en su nómina a quienes de paso, tal como suele hacer el capitalismo, les trata mal, lo que ya es otra muestra de vida, entonces la empresa existe y está abierta aunque sea para hacer lo que los trabajadores denuncian. Pero si, por lo que se percibe en la calle, en el mercado, en cuanto a no o poco surtirnos del producto, pareciera congelada, por lo menos.
            Café, de esos paquetes de empresas estatales, como Café Venezuela, Fama de América, de los privados como Madrid o Anzoátegui, uno ya no les ve ni en pintura. Es más, estuve recientemente en Río Caribe, zona cafetera y cacaotera por excelencia, del primer producto; adquirí en los alrededores de la zona riocaribera, donde se ha  cultivado el grano por centurias, un paquete artesanal del producto a precio escandaloso y proveniente de Caripe, Estado Monagas.
           Tal hecho es sumamente extraño e indicativo que algo allí sucede digno de investigar. Puedo agregar, que hablé con un productor de cacao, para más señas militante del chavismo, que no vende su producción al mercado nacional, sino a “transnacionales porque ofrecen mejores precios”, según dijo. Esto es preocupante, sobre todo porque ocurre sin que a nadie eso le interese.
           Pero volviendo a lo de Fama de América, me llama la atención, como sus trabajadores se quejan de mal tratos por parte de la gerencia y hasta de frecuentes despidos, pero nada se dice sobre la producción en esa empresa. No es que uno en particular lleve tiempo sin verle la cara a uno de esos paquetes, sino que tampoco sabe de alguien que lo haya hecho. En la calle no se encuentra una existencia que dé fe que esa empresa produce. Es posible que no sea así de grave, pero como ya dije, es lo que uno percibe.
            De todo lo anterior, cabe preguntarse, ¿qué pasa realmente con el café? ¿Se lo están llevando impunemente en busca de mejores precios en detrimento de la inversión estatal? ¿Qué de aquella publicidad según la cual se estaba impulsando con recursos del Estado la producción de café y cacao? ¿Por qué en oriente, en Sucre, Anzoátegui, los espacios donde debe recibirse o acopiarse la producción que el Estado en gran medida promueve aparecen vacíos y abatidos por la tristeza? En cacao, lo poco que se consigue tiene precios exorbitantes y ese salto inmenso, casi olímpico, se produjo de noviembre para acá. ¿Es guerra económica también de un área donde el gobierno ha tenido el control?
            La aparición inesperada de Fama de América, por intermedio de sus trabajadores que denuncian maltratos, me produjo todas estas cavilaciones y me dejó la sensación que a la citada empresa pareciera que algún hálito de vida le queda. Pero también he empezado a sospechar, por todo lo denunciado con respecto a la desaparición hasta del café en grano, precios del cacao, en áreas tradicionalmente productivas, tomando en cuenta lo que el gobierno en ellas ha hecho y facilitado, que la guerra económica también tiene sus trincheras dentro de este y “dormimos con el enemigo”.